La disparidad de criterios saca de quicio a cualquiera. No parece justo que la misma regla sea aplicada de diferente manera según el protagonista de turno. Lo que vale para uno tendría que valer por igual para todos. Pura quimera, viendo lo visto en el fútbol español de un tiempo a esta parte…

Origen: mundodeportivo.com