La afición del Athletic todavía recuerda el pisotón de Simeone a Julen Guerrero y la sangre del jugador, aquel 8 de diciembre de 1996.

Origen: AS.com