Raúl García se ha pasado la semana afinando su puntería. El cuerpo técnico le tuvo que pedir tras uno de los entrenamientos a puerta abierta que se fuese para la ducha, queriendo evitar una lesión después de someterse a una veintena de remates extras desde todas las posiciones, acrobacias incluidas…

Origen: AS.com