PROTAGONIZÓ el gran susto de la tarde, cuando a la media hora dio la impresión de sufrir una lesión de rodilla. Afortunadamente no fue así, en un partido en el que Ander Iturraspe dio el codazo que le pidió semanas atrás Valverde, con una actuación convincente en un duelo que exigía el mayor músculo competitivo. Mandó en su parcela en muchas fases y dio salida al balón, pese a pequeños despistes que no tuvieron impacto…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia