Jugando bien al fútbol puedes ganar, también perder y a veces empatar, como ayer. Lo mismo que si juegas mal, como en Leganés hace una semana. La diferencia es que practicando lo primero te garantizas siempre que los tuyos te despidan con una merecida ovación…

Origen: GARA