BILBAO – Qué sería del fútbol sin los goles, su salsa, el impulso principal por el que millones de niños persiguen una pelota, o algo que cumpla dicha función tenga un tamaño y forma cualquiera, en cada rincón del planeta…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia