Aritz Aduriz, delantero del Athletic, ha reflexionado sobre el nivel de exigencia que hay dentro de la caseta rojiblanca. “Nadie me exige más de lo que me exijo yo a mí mismo, y creo que todos los que compartimos este vestuario somos muy exigentes con nosotros. Primero, porque es en beneficio del grupo y segundo, en beneficio personal. Exigirte a ti mismo es lo mejor que puedes hacer para el rendimiento tanto del equipo como tuyo. Aquí nadie se relaja”, afirma…

Origen: mundodeportivo.com