Muniain le disculpa: “Va al límite y es una gran virtud”. Recibió unos tímidos pitos al tocar el primer balón e indignación creciente cuando fue sacando los brazos a pasear…

Origen: AS.com