Los jugadores del Sporting se fueron de San Mamés bastante molestos por haber encajado una nueva derrota y, sobre todo, por el penalti que supuso el segundo gol del Athletic y la victoria del cuadro bilbaíno. “Hablé con Muniain y me dijo que no fue penalti”, dijo Canella al poco de terminar el encuentro, como muestra de su desacuerdo con la decisión del colegiado Clos Gómez…

Origen: mundodeportivo.com