De Marcos es inasequible al desaliento. Nada ni nadie puede con él. Raro ha sido verle parado cerca de dos meses a causa de una lesión. No es lo que se estila tratándose de él. Al contrario. Se dice que ha llegado a jugar en condiciones imposibles para otros, algo que él niega de forma tajante…

Origen: mundodeportivo.com