Corría el minuto 70 del partido ante el Sporting cuando Moi Gómez derriba a Iker Muniain dentro el área. El colegiado Clos Gómez no se lo pensó y señaló el punto fatídico. Penalti a favor del Athletic. Aduriz había fallado dos claras ocasiones -un remate de cabeza a bocajarro y un disparo dentro del área grande-, pero tuvo la personalidad suficiente para coger el balón y asumir la responsabilidad…

Origen: mundodeportivo.com