Mikel Balenziaga siempre confió en sí mismo. El fichaje del alavesista Alberto Morgado le cerró las puertas del primer equipo realista y le llevó desde el filial al Athletic para cubrir una posición huérfana desde la marcha de Asier del Horno; luego Koikili le tomó la delantera…

Origen: GARA