Jon Rahm (Barrika, Vizcaya, 1994) era un chiquillo hiperactivo, de esos que no admiten nunca la derrota, de los que se enfurruñan cuando algún adulto juega con ellos a quitarles la nariz. Aquel niño que corría por las playas de Barrika, que sacaba tiempo para hacer fútbol, pala, piragüismo, kung-fu y, claro, golf, sigue dentro del muchacho de 22 años que ya ha hecho historia…

Origen: EL MUNDO

Anuncios