El Camp Nou es la bestia negra para todos los equipos y entrenadores. Que un visitante tenga una estadística positiva en el feudo culé es una quimera. El Athletic es el vivo ejemplo. Una docena de derrotas consecutivas en Liga y quince años sin saborear una victoria. Desde tiempos de Jupp Heynckes. Con Valverde en el banquillo, los leones han perdido cuatro veces y han arañado un empate a domicilio ante el Barça…

Origen: mundodeportivo.com