Ganar se ha convertido para el Barça en algo más que una obligación y posiblemente que una necesidad. En 20 jornadas de Liga, la tropa de Luis Enrique desechó demasiadas bolas extras como para tener ahora margen…

Origen: AS.com