La sensación que flota sobre el ambiente rojiblanco tras la derrota del Camp Nou es de tristeza, de resignación, de ‘otra más en la frente’. El Athletic, a diferencia de sus últimas visitas a este feudo, solo compitió hasta el preciso instante en que Messi firmó su tercer gol de falta a Iraizoz en los tres últimos duelos entre ambos equipos. El encuentro careció de historia a partir de ese momento…

Origen: mundodeportivo.com