BILBAO – El partido del sábado en San Mamés será emotivo para Aritz Aduriz. Se trata de una cuestión muy íntima. Le tocará soplar velas. 36. Una edad atípica cuando se refiere a un delantero en el fútbol de élite y en una de las mejores ligas del planeta…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia