Parece mentira pero es verdad. Corren como los hombres, saltan como ellos, entrenan y compiten como ellos, ganan y pierden como ellos. Golean como ellos. Pero es el fútbol, un entorno masculino por excelencia y ellas son mujeres…

Origen: Marca.com