El próximo 27 de mayo el Alavés jugará la primera final de Copa de su historia. El equipo albiazul se medirá al Barcelona en una sede que todavía debe determinar la RFEF. La única ciudad que de momento se ha postulado para acoger el partido es Madrid, pero no con el Bernabéu, que es el estadio querido por el Barcelona, sino por el Calderón, que echará la persiana antes de trasladarse al nuevo estadio…

Origen: Marca.com