Este aficionado de 38 años, que trabaja en un restaurante de la ciudad de Batumi, heredó su amor por los colores rojiblancos de su abuelo, un «niño de la guerra» que llegó a la URSS en 1937 procedente de Bilbao…