FUE, como acostumbra a suceder en los últimos tiempos en San Mamés, un alegato de última hora el que salvó al acusado de la condena de un triste empate cuando no del doloroso yugo de la derrota, miedo que se sintió, por momentos, en La Catedral…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia