BILBAO – El sufrimiento de Ernesto Valverde tocó a su fin con el pitido final, pero fue cuando marcó Aritz Aduriz cuando el de Viandar de la Vera halló la oportunidad de respirar hondo. El partido, apretado y sin claros visos de remontada hasta que el goleador donostiarra apareció en escena para aniquilar al Deportivo, volvió a hacer sufrir de lo lindo al técnico…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia