Yeso que no estuvo muy feliz en la primera mitad, como sucedió con el resto de sus compañeros. Pero como es así de especial, así de determinante cuando su anarquía produce un desequilibrio semejante en las filas opositoras, la fuerza le acompañó y toreó con la recompensa del premio final…

Origen: mundodeportivo.com