BILBAO – Maldijo el infortunio. Corría el minuto 59 de partido y su remate de cabeza tras un golpe directo botado por Beñat se estrelló en el larguero de la portería defendida por Tyton cuando prácticamente la grada de San Mamés cantaba el gol…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia