BILBAO – Ander Murillo ejerce habitualmente de anfitrión. No en vano, el ex del Athletic acumula ya seis temporadas en el AEK Larnaca, por lo que, como él dice, es medio vasco, medio chipriota. En el domicilio del donostiarra se suelen juntar para cenar. Da igual que sean rivales en el campo o que vivan a unos 50 kilómetros de distancia…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia