EL Athletic se ha abonado a las remontadas. Al conjunto rojiblanco le gusta bailar en el alambre, la delgadísima línea que separa el éxito del fracaso. Basta con echar una mirada a los últimos resultados de los rojiblancos para corroborar los datos…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia