El gol de griego Gianniotas hizo torcer el gesto a toda la familia rojiblanca en San Mamés. Valverde golpeaba con rabia el banquillo, la afición se frotaba los ojos mientras se lamentaba, los leones bajaban la cabeza… La posible goleada se convirtió en una ajustada victoria…

Origen: mundodeportivo.com