Marcelo Bielsa es el más cuerdo de los más locos. Pero su locura no es sólo un apodo. Se trata de una forma de vivir. Puede recluirse en una campo escondido; no responderle el teléfono por varios años a compañeros de muchas batallas…

Origen: mundodeportivo.com