Al Athletic le espera una prueba importante en Nicosia. El 3-2 de la ida, que se antoja corto ante la manifiesta superioridad rojiblanca en San Mamés, es un resultado peligroso. Es muy probable que los leones tengan que marcar para avanzar a los octavos de la Europa League. Y el killer, Aritz Aduriz, no podrá contribuir a esta misión por la lesión que sufrió en Mestalla…

Origen: mundodeportivo.com