Si el engranaje en la sala de máquinas no funciona, mal asunto. El centro del campo es el termómetro de cualquier equipo. El elemento que permite que todas las piezas encajen, que estén unidas y que otorga estabilidad. Si no pita, el bloque se parte por la mitad. Es el gran problema del Athletic en la presente campaña. El motor que tan bien ha funcionado en años anteriores se ha gripado…

Origen: mundodeportivo.com