El adiós europeo del Athletic a manos de un rival de menor nivel, dejó un poso amargo en la afición rojiblanca y también en la plantilla. “Es un palo tremendamente duro. Caer eliminados siempre es una sensación muy fea. El equipo está fastidiado, dolido. Y en el vestuario todos muy tristes…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia