BILBAO – La prematura eliminación europea del Athletic, que bien pudiera adquirir otro tipo de calificativos, invita a una profunda reflexión y, por supuesto, a una dura autocrítica. La habrá de puertas hacia dentro, como sucediera el pasado viernes tras el encuentro de ida ante el APOEL Nicosia y el famoso vídeo de la felicitación con tarta incluida a Ernesto Valverde…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia