0. POCO EFECTIVO
Que el Athletic dominara la primera parte es relativo. Básicamente porque no llegó a incomodar en exceso al APOEL. Los bilbaínos tuvieron el balón, pero su fútbol no fue efectivo. De hecho, la ocasión más clara fue de Williams y llegó a la contra. El atacante se perdió en su batalla particular. Sufre cuando juega de nueve en solitario…

Origen: mundodeportivo.com