Ver para creer. El Athletic se abrasó en el infierno del GSP Stadium. No porque el APOEL le causara por su fútbol un incendio de dimensiones trágicas, sino porque fue el propio conjunto rojiblanco el que se inmoló a lo bonzo…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia