Tres errores defensivos clamorosos de los nazaríes alivian a un equipo bajo sospecha que jugó en un San Mamés en absoluto silencio.

Origen: AS.com