Corría el minuto 62 del encuentro entre el Athletic y el Granada del domingo en San Mamés cuando un balón filtrado por Beñat situó a Iñaki Williams en inmejorable posición para batir a Ochoa. Pero el delantero rojiblanco no precisó su disparo con la zurda y su remate se estrelló en el cuerpo del portero mexicano del equipo nazarí…

Origen: mundodeportivo.com