La vigilia de la cuaresma los rojiblancos nos la llevamos en Chipre por adelantado. Mientras en Lekeitio, el jueves, nos preparábamos en las sociedades gastronómicas para celebrar ‘sasikoipetxu’ -una especie de bacanal romana bañada en todos los frutos de nuestro amigo el cerdo-, mirábamos a través de los televisores el partido de Chipre con extrañeza, como sin poder creernos lo que veíamos. La fiesta de la gula previa a la cuaresma nos dejó escuálidos y hambrientos en lo deportivo…

Origen: mundodeportivo.com