La desilusión de la afición rojiblanca por el batacazo europeo en Chipre se hizo notar el domingo. La victoria cosechada ante el Granada no permitió la aparición de pitos, ni siquiera aislados, pero tampoco hubo grandes aplausos…

Origen: Marca.com