El Sevilla sigue firme en su pulso con Barça y Madrid. Los hispalenses sufrieron ayer para derrotar al Athletic en el Pizjuán, pero fueron lo suficientemente prácticos como para hacer valer el madrugador gol de Iborra tras un tiro de penalti de Vietto rechazado por Iraizoz. Los leones lo intentaron hasta el mismísimo pitido final, pero pagaron muy cara su falta de definición…

Origen: mundodeportivo.com