La cosa pintaba peor que un pimiento con el serranito fuera de la tapa. Quince minutos iniciales que se le atragantaron a los leones con palillo y todo, pero cuyas malas vibraciones se sacudieron y a partir de ahí, y del gol sevillista, completaron sin duda su mejor partido lejos de San Mamés, lo que no les dio ni siquiera para un merecido empate…

Origen: GARA