A todos los entrenadores les gusta tener a sus órdenes a jugadores polivalentes. Piezas que puedan ser colocadas en distintas posiciones del tablero de ajedrez y que ofrezcan alternativas en caso de bajas o de que sea necesario retocar el sistema sobre la marcha. Iñigo Lekue es un caramelo para cualquier técnico que se precie. Es un hombre de banda. Literalmente. Juega tanto en la derecha como en la izquierda. En defensa o en tareas ofensivas. Un recurso de enorme utilidad…

Origen: mundodeportivo.com