Algo está pasando en San Mamés de un tiempo a esta parte. La afluencia de público baja de manera paulatina mientras el ambiente sigue sin recordar ni de lejos al que se vivía no hace tantos años en La Catedral. La preocupación crece al respecto, aunque nadie parece encontrar soluciones al respecto…

Origen: mundodeportivo.com