El Athletic recurrió al sortilegio de San Mamés para sostenerse en pie en la pugna por Europa tras un partido plano donde ‘La Catedral’ arrancó con pitos y acabó entregándose entre suspiros a un equipo gris y tenaz…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia