Esta columna de opinión pensaba dedicarla a los octavos de final de la Europa League que el Athletic debiera afrontar mañana contra el Anderlecht. Lo reconozco, aún tengo clavada la espina. Todo el mundo ha pasado página, pero cuando mañana comiencen los partidos europeos a todos nos dará un pequeño pinchazo el estómago por no estar ahí…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios