La mala racha del Athletic lejos de San Mamés terminó en Anoeta. Los leones se impusieron a la Real gracias a los goles de Raúl García, de penalti, y de Williams. En un derbi pasado por agua, los bilbaínos se mostraron mucho más resolutivos, contundentes y sobre todo certeros en ambas áreas. La reaparición de Kepa Arrizabalaba bajo palos también tuvo su peso específico en el devenir del choque…

Origen: mundodeportivo.com