Muchas veces se ha podido comprobar que el momento de forma y de juego en el que los equipos llegan a los derbis no es lo más importante, sino cómo lo afrontan los jugadores en el campo desde que el árbitro da el pitido inicial. Y algo de eso se pudo ver ayer en Donostia…

Origen: mundodeportivo.com