Desde el adiós de Larrazabal el índice de fallos se disparó al 40% y hasta Valverde bromeó en su día con cambiarlos por un córner…

Origen: GARA