Qué maravilla de vermú. Las aceitunas me supieron a cigalas y pese a la falta de sitio en las barras, todas petadas, afloraban las sonrisas. El derbi para Bilbao. Y sin recibir ni un gol. Eso es una mañana de domingo redonda, con balón y todo…

Origen: mundodeportivo.com