Iñaki Williams fue uno de los rojiblancos más destacados el domingo en el partido de Liga ante la Real Sociedad. Con Aduriz en el banquillo, el delantero bilbaíno volvió a jugar de referencia arriba, pero esta vez sí que se convirtió en todo un incordio para defensa local. Ofreció soluciones a sus compañeros con sus movimientos y además sentenció el partido marcando el 0-2 tras un regalo de Odriozola…

Origen: mundodeportivo.com