Existen ciertas personas que tienen el gris descatalogado de su gama de colores. Todo es negro o blanco. Fatalidad o gloria. En el término medio está la clave. Ni el Athletic era el peor equipo del mundo tras la debacle de Chipre ni ahora es el Brasil del 70 después de ganar en Anoeta…

Origen: mundodeportivo.com